Pandemia: aclaraciones y denuncias

 

https://www.youtube.com/watch?v=TIW957yBrsY

https://www.youtube.com/watch?v=U9noKKsIL_c

Servicio a cargo de Peter Kopa

Praga, 10 de agosto 2021

En el diario The Epoch Times, el epidemiólogo de Harvard Martin Kulldorff habla sobre los pasaportes de vacunas, la variante Delta y el «fiasco de salud pública» de la COVID.

El Dr. Martin Kulldorff es profesor de medicina en la Facultad de Medicina de Harvard y trabaja como bioestadístico y epidemiólogo en el Brigham and Women’s Hospital. Ayudó a desarrollar el actual sistema de los CDC para controlar los posibles riesgos de las vacunas, y también es uno de los coautores de la Declaración de Great Barrington, a la que dedicamos un artículo en este thinktank, que aboga por una «protección focalizada» en los más vulnerables, en lugar de los amplios bloqueos.

«Aquellos que están impulsando estos mandatos de vacunación y pasaportes de vacunación… están haciendo mucho más daño a la confianza en las vacunas que cualquier otra persona», dice el Dr. Martin Kulldorff, uno de los principales epidemiólogos del mundo.

En este artículo ofrecemos la traducción de la entrevista entre el periodista Jan Jekielek y Dr. Kulldorff para analizar en profundidad la inmunidad de COVID-19, las vacunas, la variante Delta y por qué cree que la respuesta mundial a COVID ha sido el «mayor fiasco de la historia en materia de salud pública».

En vez de ofrecer un resumen, hemos preferido presentar el artículo completo, destacando las afirmaciones de mayor importancia, porque se trata de un texto muy largo. Consideramos que esta aportación informativa es la mejor entre muchas, para comprender a fondo tanto la parte científica de la pandemia como su aspecto político. Así queremos ofrecer una información objetiva sobre el tema, que preocupa a tantísima gente en todo el mundo. La mayor parte de las afirmaciones científicas del Prof. Kulldorff son ´políticamente incorrectas´y fácilmente comprensibles. 

 

 

Jan Jekielek: Dr. Martin Kulldorff, es un placer tenerle en American Thought Leaders.

Dr. Martin Kulldorff: Es un placer, gracias por recibirme.

Sr. Jekielek: Estamos cerca de un año y medio en la pandemia del coronavirus. Hemos tenido cierres generales.  Y hemos tenido un resurgimiento fuera de los cierres ahora mismo, en lugares como Nueva York. Nos estábamos acercando a una especie de apariencia de normalidad, y ahora tenemos la variante Delta y se vuelve a hablar de cierres.

Tenemos países que realmente han estado en cierres permanentes. Usted ha descrito la respuesta global al COVID como, y le citaré aquí, «El mayor fiasco de la salud pública en la historia». Parece una gran afirmación. Cuénteme más.

Dr. Kulldorff: Creo que lo es, sin duda. Hay dos aspectos. Uno es que, aunque cualquiera puede infectarse por COVID, hay una diferencia de más de mil veces en el riesgo de muerte entre los más viejos y los más jóvenes. Así que con la ingenua creencia de que estos cierres protegerían a todo el mundo -que ahora, obviamente, sabemos que no funcionó- mucha gente se contagió de COVID, y mucha gente murió.

Pero existía esta ingenua creencia de que protegerían a los mayores. Por ello, no aplicamos medidas básicas de salud pública para hacer lo necesario para proteger a esas personas mayores de alto riesgo. Y por eso, muchos de ellos murieron innecesariamente de COVID. El otro aspecto es el daño colateral de estos cierres.

Por ejemplo, los niños no fueron a la escuela. Los niños tienen un riesgo minúsculo de esta enfermedad en términos de mortalidad. Pueden infectarse, sin duda, pero el riesgo de COVID para los niños es menor que el riesgo de la gripe anual, que ya es muy bajo para los niños. Así que, para ellos, esto no es algo arriesgado. Y un ejemplo es Suecia.

 

Desde la primera ola en la primavera de 2020, Suecia fue el único país occidental que no cerró todas las escuelas. Así que las escuelas y guarderías estaban abiertas para los niños de 1 a 15 años. Entre los 1,8 millones de niños en Suecia durante esta primera ola, hubo exactamente cero muertes por COVID. Y eso fue sin usar máscaras, sin distanciamiento social y sin ninguna prueba. Si un niño estaba enfermo, se le decía que se quedara en casa. Eso era todo.

Así que no es una enfermedad grave para los niños, lo cual debemos agradecer. También los adultos jóvenes tienen un riesgo muy bajo de mortalidad por COVID. Pero los daños colaterales han sido enormes por estos encierros.

Los resultados de las enfermedades cardiovasculares y las enfermedades del corazón han sido malos durante esta pandemia porque la gente no va a los hospitales. La atención sanitaria que necesitan simplemente no está disponible, como para los pacientes con diabetes, por ejemplo.

El cáncer ha disminuido en 2020 y 2021, pero no es porque haya menos cáncer. Es sólo que no los estamos detectando. Y si no los estamos detectando, tampoco los estamos tratando. Esto no es algo que aparezca en las estadísticas de este año, salvo en una medida muy pequeña. Pero digamos que las mujeres que no se han sometido a un chequeo de cáncer de cuello de útero podrían morir dentro de tres o cuatro años, en lugar de vivir otros 15 o 20 años más.

Así es como los daños colaterales en la salud pública de estos bloqueos y cierres es algo con lo que vamos a tener que vivir y morir durante muchos, muchos años, por desgracia. Luego, por supuesto, está el aspecto de la salud mental, que ha sido enorme y trágico.

Ha sido realmente una respuesta horrible a la pandemia que va en contra de los principios básicos de la salud pública que hemos seguido durante muchas décadas. Así que es muy lamentable.

Sr. Jekielek: Eso es muy interesante. Uno supondría que los principios básicos de la salud pública se pondrían en práctica y se aplicarían en esta situación. ¿Por qué no se ha hecho?

Dr. Kulldorff: Esa es una muy buena pregunta. Para ser sincero, no sé la respuesta. Para mí, como científico de la salud pública, es sorprendente que de repente hayamos desechado estos principios que hemos utilizado durante décadas para tratar los problemas de salud pública. Uno de ellos es que la salud pública tiene que ver con todos los resultados sanitarios. No se trata sólo de una enfermedad como el COVID. No se puede centrar en el COVID e ignorar todo lo demás. Eso va en contra de la forma de cuidar la salud pública.

Otra cosa es que tenemos que mirar a largo plazo y no sólo a corto plazo. La gente estaba obsesionada con la mortalidad de un mes concreto, comparando países y demás. Pero lo importante no es el recuento de un mes en particular, sino la mortalidad general a largo plazo durante toda la pandemia hasta que termine.

Otro aspecto olvidado es que la salud pública tiene que ocuparse de todos los miembros de la sociedad. Con estos cierres, hemos protegido a la clase Zoom que puede trabajar desde casa con su pc: gente como usted, periodistas, gente como yo, científicos, pero también banqueros y abogados.

 

Mientras tanto los que aseguraban nuestra alimentación, la gente de los supermercados, de las fábricas, la gente que se encargaba de que tengamos electricidad, han tenido que trabajar. Así que la carga ha recaído sobre la clase media y la clase trabajadora.

Y, por supuesto, la carga también recaía sobre los niños que necesitaban educación. Esto tiene consecuencias a largo plazo si no se da a los niños la educación adecuada, y las escuelas son muy, muy importantes.

Los ricos pueden llevar a sus hijos a una escuela privada, o pueden contratar a un tutor, o pueden permitirse que uno de los padres los eduque en casa. Eso no es posible entre los menos pudientes. Así que los niños de la clase trabajadora se han visto especialmente afectados por esta respuesta a la pandemia.

Sr. Jekielek: ¿Está diciendo que el efecto de COVID o el riesgo de COVID para este grupo de edad joven es menor que el de la gripe anual? No creo que eso sea algo que se conozca generalmente.

Dra. Kulldorff: Hasta ahora se han reportado alrededor de 350 muertes por COVID en los Estados Unidos entre los niños. Ni siquiera sabemos cuántas de ellas son realmente por COVID, porque nadie se ha molestado en revisar todos esos historiales médicos electrónicos, algo que creo que los CDC (Center for Desease Control) deberían hacer, como Marty Makary, un profesor de John Hopkins ha estado insistiendo, pero que no se ha hecho. Así que no sabemos exactamente cuántos son, pero como mucho son 350 en USA.

Si nos fijamos en la gripe anual, básicamente en dos temporadas o un año y medio, si nos fijamos en la gripe anual, dependiendo de la gravedad de la cepa en particular, el año en particular, entre 200 y 1000 niños mueren de gripe cada año. Por supuesto, todas las muertes son muy trágicas, ya sea por gripe o por COVID.

Y por supuesto, la muerte de niños es especialmente trágica, pero nunca cerramos las escuelas por la gripe anual. En realidad, habría más razones para hacerlo porque la gripe se propaga mucho por los niños.

Es decir, las escuelas y los niños son uno de los motores de la propagación de la gripe, pero lo contrario ocurre con el COVID. La mayoría de los niños que se infectan lo hacen a través de algún adulto. Los niños no son muy buenos para infectar a otros, así que no tiene sentido cerrar las escuelas. Lo hemos visto en otros países que las han mantenido abiertas. Nunca, jamás, deberíamos cerrar ninguna de las escuelas por COVID.

A medida que avancemos, deberían estar abiertas. Debemos dejar que los niños sean niños. La educación es muy importante y debemos dejar que reciban esa educación en persona. Sabemos que tanto los profesores como los alumnos han dicho que la enseñanza en línea no es tan buena como tener una enseñanza personal, pero tampoco es buena para su desarrollo social y para salir con sus amigos.

Sr. Jekielek: Hemos estado escuchando mucho sobre la variante Delta, muchos titulares aterradores sobre la variante Delta. Tal vez tengamos que volver a encerrarnos en los Estados Unidos. Usted ha descrito algunos de los daños colaterales y algunos de los problemas. ¿Qué opina de este debate que está teniendo lugar ahora?

 

Dr. Kulldorff: Todo virus genera mutaciones, por lo que habrá variantes. Y algunas variantes tendrán más éxito que otras a la hora de propagarse entre la población. Por lo tanto, no es sorprendente que haya variantes y que algunas variantes tomen el control. Esto no es en absoluto sorprendente. La variante Delta puede ser algo más contagiosa, pero eso no es lo que cambia el juego.

Lo que cambiaría el juego es si tienes una variante que empezara a matar a gente joven, que empezara a matar a niños. La variante Delta no está haciendo eso. Lo que también sería desafortunado es tener una variante en la que la inmunidad natural que se tiene por COVID o por una vacuna no funcione con la variante.

Pero sabemos que, si has tenido COVID, tienes muy buena inmunidad, no sólo para la misma variante, sino también para otras variantes, e incluso para otros tipos de inmunidad cruzada con otros tipos de coronavirus.

Sabemos, por ejemplo, que si has tenido una COVID-19 contra el SARS-CoV-2, también tienes inmunidad contra el SARS-CoV-1 que tuvimos antes, hace unos años. También proporciona inmunidad protectora contra los otros cuatro coronavirus comunes que son endémicos y a los que todos hemos estado expuestos, y a los que seguiremos estando expuestos.

Así que no veo ningún problema con las variantes Delta o cualquier otra variante que cambie algo. No es un cambio de juego.

Lo mejor es asegurarse de que nuestros mayores se vacunen para protegerse. Y luego no deberíamos tener cierres. Deberíamos dejar que la gente viva su vida normal.

Y si son personas mayores que no se han vacunado, deberían hacerlo y esperar dos semanas. Y dos semanas después de la vacunación, están protegidos y también pueden participar en la sociedad. Pero hasta que se vacunen, por supuesto, todas las personas deben tener mucho cuidado.

Sr. Jekielek: Quiero hablar de la inmunidad natural en un momento. Esto es muy importante porque ha habido muchos mensajes diferentes al respecto. Pero antes de ir allí, en lugares como Florida y Luisiana, por ejemplo, ahora mismo hay un aumento de casos. ¿Qué opina?

Dra. Kulldorff: Es importante diferenciar entre casos y mortalidad. El hecho de que alguien dé positivo en las pruebas no es necesariamente preocupante, y es algo que cabe esperar. Es algo que va a seguir ocurriendo. Porque a medida que el COVID-19 se hace endémico, la gente se va a infectar. Si se les hace la prueba, van a dar positivo.

Incluso pueden tener el virus replicado antes de que el sistema inmunológico entre en acción. Tal vez algunos de ellos podrían incluso propagarlo. Pero mientras las personas sean asintomáticas o ligeramente sintomáticas, no es algo que deba preocuparnos.

Lo que sí debe preocuparnos es la mortalidad y también las hospitalizaciones. El beneficio de ser inmune, ya sea por haber tenido COVID o por estar vacunado, no es evitar ser infectado y dar positivo. Eso va a ocurrir.

La clave es que, si ya has tenido COVID, o si estás vacunado, eso te protege contra la enfermedad grave y la mortalidad y la muerte. Podemos ver ahora que los casos de mortalidad están empezando a disociarse de los casos de infección.

Por ejemplo, en el Reino Unido, hubo una ola de casos que alcanzó su punto máximo a mediados de julio. Fue un aumento muy fuerte y ahora está bajando bruscamente. En cuanto a la mortalidad, se trata de un pequeño parpadeo. Así que esto contrasta con lo que ocurría antes de las vacunas y antes de la protección focalizada, cuando los casos aumentaban y la mortalidad también lo hacía en paralelo. Pero las vacunas y la inmunidad de las personas que se han sometido a COVID están desvinculando esto.

Podemos verlo en Suecia, que tuvo la primera ola. En la segunda ola hubo un aumento de los casos, y también hubo un aumento de la mortalidad correspondiente. Pero luego hubo una tercera ola que alcanzó su punto máximo en abril. Hubo una tercera oleada de casos, pero la mortalidad siguió bajando y ahora está cerca de cero desde hace más de un mes. Así que también hubo un desacoplamiento.

En realidad, la variante Delta fue la tercera ola. Esa fue predominantemente la variante Delta que fue la proporción creciente de esos casos en la tercera ola.

Vemos lo mismo aquí en los EE.UU. ahora en la ola de verano que vemos en los estados del sur. Ha habido bastantes aumentos de casos. En cuanto a la mortalidad, hay un repunte porque no todo el mundo está vacunado, no todo el mundo ha tenido la enfermedad, así que no todo el mundo es inmune.

Por lo tanto, hay un pequeño bache, pero no vemos la misma correspondencia estrecha entre casos y muertes que hemos tenido en el pasado. Así que eso es algo muy positivo y muy bueno. Demuestra que estamos pasando de la fase pandémica a la fase endémica.

Siempre tendremos el COVID-19 con nosotros. No va a desaparecer. No podemos erradicar un virus como éste, así que siempre estará con nosotros. Cuando la gente se expone a él por segunda vez, por tercera vez, por cuarta vez, el sistema inmunitario ayuda, asegurando de que no llegue a una enfermedad grave o la muerte.

Por supuesto, cada año nacen nuevas personas y son susceptibles. No la han padecido. Así que cuando los niños nacen, no tienen la inmunidad a este virus en particular, pero sabemos que es muy suave para los niños.

Así que es muy bueno que este virus no sea duro para los niños cuando lo contraen por primera vez. Si hay alguna forma de intentar mantenerse alejado de él hasta los 80 años y no haber estado expuesto a él -eso sería imposible-, pero si pudieras hacerlo, entonces, por supuesto, cuando tengas 80 años y seas susceptible, estarías en alto riesgo. Pero mientras estés muy expuesto de niño, y tu sistema inmunológico se haya fortalecido, entonces la próxima vez estarás protegido por el sistema inmunológico.

 

Sr. Jekielek: Usted mencionó que el virus siempre estará con nosotros, por así decirlo. Tengo mucha curiosidad al respecto porque parece que, según algunos mensajes públicos, estamos intentando erradicar el virus por completo. Vamos a poner un marcador de posición en esto por un segundo. Quiero hablar de la inmunidad natural que ha mencionado.

Ha habido muchos mensajes contradictorios sobre la inmunidad natural. Usted dice que es fuerte y vibrante y útil. Pero al mismo tiempo, hay una especie de presión para vacunar a la gente, tengan o no inmunidad natural. ¿Estoy viendo esto correctamente? ¿Qué está pasando?

Dra. Kulldorff: En primer lugar, esperábamos tener una buena inmunidad natural frente a un virus como éste. Así que no es una sorpresa que la tengamos. Hay estudios que demuestran que tenemos una buena inmunidad por haber tenido COVID anteriormente. La gente puede volver a infectarse y dar positivo, pero hay muy pocos casos en los que alguien lo haya tenido y luego contraiga la enfermedad grave. Hay millones de personas que han tenido COVID.

que si esto fuera algo común, habría aparecido por todas partes, pero no lo ha hecho. Así que es muy raro. Una vez que lo has tenido, tienes una buena protección de tu sistema inmunológico para una enfermedad grave o para la mortalidad. Ha habido alguna comparación directa.

Hace poco se publicaron unos datos de Israel que mostraban que, si te has vacunado, tienes 6,7 veces más probabilidades de volver a infectarte que si has tenido la propia enfermedad del COVID. Por lo tanto, cabría esperar que se obtuviera una mayor inmunidad de la enfermedad sin la vacuna. Y por supuesto, sólo existe ese estudio.

No lo sabemos con exactitud, pero podemos afirmar con seguridad que haber padecido la enfermedad proporciona al menos una inmunidad tan buena y probablemente mejor que la de la vacuna. Empíricamente, sabemos que, si tienes la enfermedad, tienes al menos un año y medio de buena inmunidad, porque el virus ha estado con nosotros durante esa cantidad de tiempo. Así que sabemos que hay una inmunidad duradera por haber tenido la enfermedad de COVID.

De la vacuna, tenemos menos información porque sólo llegó en diciembre 2019. Así que hace un poco más de medio año. Sabemos que hay una buena inmunidad durante seis meses. Esperemos que sea más larga, pero no tenemos la misma cantidad de datos, la misma evidencia que tenemos para una inmunidad natural por tener la enfermedad de forma natural.

Pero para los científicos de la salud pública, es muy sorprendente que esto no se reconozca. Estamos obligando a las personas que han padecido la enfermedad, que tienen una buena inmunidad, a vacunarse, a pesar de que tienen una inmunidad mejor, o al menos tan buena, que los que sólo se han vacunado.

Al mismo tiempo, hay muchas personas que necesitan estas vacunas y no las reciben. La gente de la India, Nigeria y Brasil, donde muchas personas mayores y especialmente pobres no se vacunan porque no tienen suficientes dosis.

Por lo tanto, deberíamos hacer hincapié en la vacunación de esas personas. Entonces deberíamos ver esto como un esfuerzo global para vacunar a los ancianos en todo el mundo, en lugar de vacunar a personas que ya tienen una muy buena inmunidad contra la enfermedad.

 

Sr. Jekielek: Usted mencionó que la gente está siendo obligada a tomar una vacuna. No conozco a nadie en los Estados Unidos que haya sido obligado a tomarla directamente. Dígame a qué se refiere cuando dice eso.

Dra. Kulldorff: Hay una presión tanto para imponer los pasaportes de vacunas como para los mandatos de vacunación. Si la gente quiere tener un trabajo y permanecer en él, se les exige que se vacunen o serán despedidos. Si quieren estudiar en la universidad, muchas universidades están exigiendo vacunas a todos los estudiantes.

Por tanto, existen estos mandatos de vacunas y pasaportes de vacunas. En la ciudad de Nueva York, por ejemplo, ahora están exigiendo que los restaurantes exijan vacunas a las personas que van a ellos.

Esa es una forma muy coercitiva de hacer que la gente se vacune. Y eso es muy malo para la salud pública. Una pregunta es: «¿Por qué coaccionas a las personas inmunes o a las personas jóvenes, que tienen un riesgo muy pequeño, cuando las vacunas son mucho más necesarias para las personas mayores en otros lugares?» Así que ese es un aspecto ético. Creo que es muy poco ético hacerlo.

El otro aspecto es que, si se impone algo a la gente, si se coacciona a alguien para que haga algo, eso puede ser contraproducente. La salud pública tiene que basarse en la confianza. Si los funcionarios de salud pública quieren que el público confíe en ellos, también tienen que confiar en el público. Llevo casi dos décadas trabajando en vacunas. Una cosa que siempre hemos intentado hacer es mantener una buena confianza en las vacunas.

Por ejemplo, las vacunas contra el sarampión son muy importantes, así como las vacunas contra la polio. Hay un pequeño grupo de personas que son muy ruidosas, a las que no les gustan las vacunas, pero realmente no han podido hacer mella en la confianza en las vacunas. Es muy alta en los EE.UU. Así que hemos tenido mucho éxito en mantener esa confianza.

Pero ahora, con estos mandatos de vacunación, y los pasaportes de vacunación, esta forma coercitiva está alejando a mucha gente de las vacunas, y no confía en ellas por razones muy comprensibles. «¿Por qué tienes que obligar a alguien a vacunarse, si es tan beneficioso para ti?». Ese es un razonamiento.

Aquellos que están impulsando estos mandatos de vacunación y pasaportes de vacunas -fanáticos de las vacunas, los llamaría yo- para mí han hecho mucho más daño durante este año que los antivacunas en dos décadas. Incluso diría que estos fanáticos de las vacunas son los mayores antivacunas que tenemos ahora mismo. Están haciendo mucho más daño a la confianza en las vacunas que cualquier otro.

Incluso si consiguen coaccionar a alguien para que se ponga las vacunas COVID, porque la gente dice: «Vale, tengo que ponérmela porque necesito ir a la universidad o tengo que hacerlo, porque quiero ese trabajo, o quiero ir a restaurantes», incluso si consiguen que esas personas se pongan la vacuna COVID, eso les apartará de la salud pública. Hará que desconfíen de la sanidad pública y que se alejen de otras vacunas que no son obligatorias.

 

Así que tiene efectos secundarios en otros aspectos de la salud pública, que son muy desafortunados. Soy nativo de Suecia, así que sé un poco sobre Suecia que tiene una de las tasas de vacunación más altas del mundo, y la mayor confianza en las vacunas del mundo.

Sr. Jekielek: Usted mencionó que la gente está siendo obligada a tomar una vacuna. No conozco a nadie en los Estados Unidos que haya sido obligado a tomarla directamente. Dígame a qué se refiere cuando dice eso.

Dra. Kulldorff: Hay una presión tanto para los pasaportes de vacunas como para los mandatos de vacunas. Si la gente quiere tener un trabajo y permanecer en él, se les exige que se vacunen o serán despedidos. Si quieren estudiar en la universidad, muchas universidades están exigiendo vacunas a todos los estudiantes.

Así que existen estos mandatos de vacunas y pasaportes de vacunas. En la ciudad de Nueva York, por ejemplo, ahora están exigiendo que los restaurantes exijan vacunas a las personas que van a los restaurantes.

Esa es una forma muy coercitiva de hacer que la gente se vacune. Y eso es muy malo para la salud pública. Una pregunta es: «¿Por qué coaccionas a las personas inmunes o a las personas jóvenes, que tienen un riesgo muy pequeño, cuando las vacunas son mucho más necesarias para las personas mayores en otros lugares?» Así que ese es un aspecto ético. Creo que es muy poco ético hacerlo.

El otro aspecto es que, si se impone algo a la gente, si se coacciona a alguien para que haga algo, eso puede ser contraproducente. La salud pública tiene que basarse en la confianza. Si los funcionarios de salud pública quieren que el público confíe en ellos, también tienen que confiar en el público. Llevo casi dos décadas trabajando en vacunas. Una cosa que siempre hemos intentado hacer es mantener una buena confianza en las vacunas.

Por ejemplo, las vacunas contra el sarampión son muy importantes, así como las vacunas contra la polio. Hay un pequeño grupo de personas que son muy ruidosas, a las que no les gustan las vacunas, pero realmente no han podido hacer mella en la confianza en las vacunas. Es muy alta en los EE.UU. Así que hemos tenido mucho éxito en mantener esa confianza.

Pero ahora, con estos mandatos de vacunación, y los pasaportes de vacunación, esta cosa coercitiva está alejando a mucha gente de las vacunas, y no confía en ellas por razones muy comprensibles. «¿Por qué tienes que obligar a alguien a vacunarse, si es tan beneficioso para ti?». Ese es un razonamiento.

Aquellos que están impulsando estos mandatos de vacunación y pasaportes de vacunas -fanáticos de las vacunas, los llamaría yo- para mí han hecho mucho más daño durante este año que los antivacunas en dos décadas. Incluso diría que estos fanáticos de las vacunas son los mayores antivacunas que tenemos ahora mismo. Están haciendo mucho más daño a la confianza en las vacunas que cualquier otro.

Incluso si consiguen coaccionar a alguien para que se ponga las vacunas COVID, porque la gente dice: «Vale, tengo que ponérmela porque necesito ir a la universidad o tengo que hacerlo, porque quiero ese trabajo, o quiero ir a restaurantes», incluso si consiguen que esas personas se pongan la vacuna COVID, eso les apartará de la salud pública. Hará que desconfíen de la sanidad pública y que se alejen de otras vacunas que no son obligatorias.

Así que tiene efectos secundarios en otros aspectos de la salud pública que son muy desafortunados. Soy nativo de Suecia, así que sé un poco sobre Suecia. Suecia tiene una de las tasas de vacunación más altas del mundo, y la mayor confianza en las vacunas del mundo.

Pero no hay absolutamente ningún mandato. Simplemente no lo hace de esa manera. Es completamente voluntario. Si quieres tener una alta confianza en las vacunas, tiene que ser voluntario. No debería haber ningún mandato.

Sr. Jekielek: Vamos a hablar de esto. Usted ha dicho que hay una diferencia de mil veces entre el riesgo de una persona joven y el de una persona mayor, en términos generales. Entonces, ¿dónde está el límite? ¿Existe una zona de alto riesgo? Supongo que usted sugeriría que la mayoría de la gente debería vacunarse. Y hay una zona de muy bajo riesgo. Dígame cómo funciona eso.

Dr. Kulldorff: La forma en que razono esto es que cada vez que hay una nueva vacuna en el mercado o un nuevo medicamento, sabemos que funciona. Sabemos que es eficaz. Conocemos las reacciones adversas más comunes.

En el caso de algunas vacunas, se puede tener algún dolor en el brazo o alguna erupción o fiebre, por ejemplo. Pero aún no conocemos las reacciones adversas raras pero graves cuando la vacuna o el medicamento se aprueba por primera vez. Se tarda un par de años en hacerlo.

Así que ahora, si miramos a alguien que tiene 76 años, si se infecta por COVID, no es extremadamente alto, pero podría muy bien morir de COVID. Por lo tanto, si el riesgo de la vacuna es pequeño, no hay que preocuparse.

La protección contra el COVID es mucho más importante que incluso si hay un pequeño riesgo de la vacuna. Así que las personas de 60, 70 y 80 años deberían, en mi opinión, vacunarse definitivamente, porque los beneficios son grandes. Puede haber algún pequeño riesgo, pero el riesgo es muy pequeño.

Por otro lado, si nos vamos al otro lado del espectro, a los niños, sabemos que el riesgo de mortalidad de esto es minúsculo. Pueden contraerla, pero muchos serán asintomáticos, o sólo serán ligeramente asintomáticos.

El riesgo de consecuencias graves es muy, muy pequeño. Entonces, aunque haya un pequeño riesgo de reacciones adversas graves por las vacunas, no sabemos cuál es el equilibrio. No lo sabíamos cuando salieron las vacunas, pero cada vez sabemos más sobre las reacciones adversas.

Ahora sabemos que, en los jóvenes, incluidos los niños, las vacunas de Pfizer y otras similares pueden causar miocarditis, que es una inflamación del corazón. Eso es algo que nos gustaría evitar. Así que no está nada claro para los niños, ¿cuál es el balance de los pros y los contras de estas vacunas?

Por lo tanto, podría haber, por supuesto, otra reacción adversa que aún no conocemos. Así que vacunar a los niños en este momento no tiene sentido. Has preguntado por los puntos de corte y no sé dónde está eso, porque es una especie de cosa gradual. Está claro en estos dos extremos, pero el medio es menos claro.

No puedo decir cuál es, pero tenemos que ser honestos sobre esas cosas. Digamos que tienes 25 años y tienes un riesgo muy bajo de mortalidad por COVID. Por otro lado, si trabajas en un hospital o como personal de una residencia de ancianos, sin duda deberías vacunarte, no necesariamente por tu propia protección, sino para proteger a las personas mayores con las que trabajas en la residencia o en el hospital.

Sr. Jekielek: ¿Qué pasa con este caso entonces? Probablemente es un caso que mucha gente se plantea hoy en día. Tienes un pariente mayor, por ejemplo, una abuela. La abuela ha sido vacunada con una de las vacunas y tienes un niño pequeño o de 25 años, o de 30 años que quiere visitar a la abuela. Por esa razón, ¿deben ser vacunados? ¿Cómo debemos pensar en ello?

Dra. Kulldorff: La abuela debe ser vacunada. Eso es lo importante. Eso es lo que la va a proteger, sea quien sea que se encuentre. Estoy seguro de que la abuela quiere ver a sus nietos y debería hacerlo y disfrutar de ellos. Cuando se trata de COVID, los niños no son muy buenos transmisores de la enfermedad.

Ahora bien, si eres viejo o estás frágil, tu sistema inmunitario baja. Muchos ancianos mueren por algún coronavirus que la mayoría de nosotros somos capaces de manejar porque todavía tenemos un buen sistema inmunológico.

Quién sabe de dónde sacará ese virus esa abuela mayor. No tiene por qué ser COVID, podría ser otra cosa. Podría ser la gripe, pero podría ser uno de los otros coronavirus o cualquier otro virus.

Se contagiarán de alguien, en algún lugar, pero no deberíamos empezar a culpar a los niños, por ejemplo, si fuera un niño el portador, o si fuera alguien en el supermercado, o quizás el vecino. Podría ser cualquiera de esas cosas, pero nunca hemos empezado a culpar a estas personas por matar a la abuela y nunca deberíamos hacerlo.

Sr. Jekielek: Quiero reiterar esto porque no es comúnmente conocido. Seguimos viendo estos titulares de que este político, a pesar de estar vacunado, ha dado positivo en COVID. Aparentemente es algo normal. La abuela podría contagiarse de alguien que está vacunado, de alguien que no está vacunado, o podría estar expuesta a él de alguna manera. No está claro hasta qué punto la vacunación ayudaría con eso.

Dr. Kulldorff: Sí. El sistema inmunitario trabaja para prevenir enfermedades graves y la muerte, pero no evita que te expongas o que el virus entre en el cuerpo, porque el sistema inmunitario no puede entrar en acción hasta que el virus esté en el cuerpo.

Y dependiendo del tiempo que haya pasado desde que tuviste la COVID o desde que te vacunaste, el tiempo que se tarda en vencer al virus cuando llega puede variar. Si la has tenido hace muy poco, todavía tienes todos esos anticuerpos y puede que se elimine muy rápidamente.

Pero si ha sido hace algún tiempo, el virus puede seguir reproduciéndose en tu cuerpo y en tus células antes de que el sistema inmunitario se encargue de ello. En el caso de alguien que haya tenido COVID o que se haya vacunado y haya dado positivo en la prueba de COVID, eso es lo que cabría esperar. Así que no debería haber titulares sobre eso.

Si hiciéramos lo mismo con todos los virus que tenemos -tratamos con docenas de ellos-, si hiciéramos pruebas para todos ellos, y si hubiera un titular tan pronto como un político diera positivo en uno de ellos, un titular y un artículo de prensa aterradores, entonces todos nos esconderíamos bajo nuestras camas todo el tiempo.

No podemos hacer eso. Esto forma parte de la sociedad y de la situación en la que nos encontramos con todos estos virus. Tenemos un sistema inmunológico y eso es algo hermoso. Es una cosa fantástica, biológicamente. Es una cosa fantástica, cómo funciona. Hemos vivido con ello durante cientos y miles de años, y deberíamos seguir haciéndolo.

La novedad de este COVID-19 es que se trata de un nuevo virus al que todo el mundo es susceptible. Nadie tiene inmunidad frente a él. Hay algunas personas que tenían inmunidad cruzada con otros coronavirus. Cuando tanta gente es susceptible, se producen estas oleadas y esta pandemia.

Empezó en Wuhan, en China, pero luego hubo un brote en el norte de Italia, así como en Irán. En cuanto me enteré de esos brotes en el norte de Italia e Irán, tuve claro que iba a ser una pandemia mundial, porque nadie sabía cómo había llegado allí.

No sabemos quién lo llevó allí. Estaba claro que era muy contagiosa y que acabaría llegando a todas las partes del mundo. Y eso es exactamente lo que ocurrió.

Sr. Jekielek: Parece que hay un enfoque en este concepto de las infecciones de ruptura y como si eso fuera un problema significativo con respecto a la eficacia de la vacuna. ¿Se trata de un concepto erróneo?

Dr. Kulldorff: Sí, creo que sí. No creo que debamos preocuparnos tanto por eso. Lo fundamental es que tanto la inmunidad natural por haber tenido Covid como las vacunas te protegen de tener una enfermedad grave y de morir. Eso es lo más importante.Esperamos que, aunque tengas inmunidad, puedas estar expuesto y que el virus se introduzca en tu cuerpo porque el sistema inmunitario no entra en acción hasta que el virus está dentro. Y dependiendo del tiempo que haya pasado desde que te vacunaste o desde que tuviste COVID, tu sistema inmunitario puede reaccionar muy rápidamente, o el virus puede empezar a replicarse en las células, por lo que tardará un poco más. Pero su sistema inmunitario sigue ocupándose de ello y le protege de un mal resultado.

Sr. Jekielek: Hábleme de esto – que siempre estará con nosotros. Hay mucha confusión sobre las políticas y lo que realmente intentan conseguir. ¿Ve usted que las políticas tratan de erradicar este virus por completo? ¿Es eso posible? Usted ha dicho antes que no es posible. ¿Cuál debería ser el objetivo, si eso no es correcto?

Dr. Kulldorff: Por ejemplo, Australia ha tenido como objetivo la erradicación. Se puede ver de dos maneras. Puedes ver que, no, no han tenido éxito porque todavía lo tienen. O puedes decir que han tenido mucho éxito porque lo han hecho seis veces. Cada vez que hay un bloqueo lo erradican, y luego repiten y erradican muchas veces. No, no es posible erradicarlo. Estará con nosotros.

Lo fundamental es que una vez que todos tengamos inmunidad por haber tenido la enfermedad o por las vacunas -normalmente si tienes las vacunas, vas a estar expuesto la segunda vez-, es de esperar que mejore aún más tu respuesta inmunitaria. Eso va a ocurrir. Será como los otros cuatro coronavirus con los que ya estamos tratando y con los que hemos tratado durante mucho tiempo.

Sólo hay dos enfermedades que han sido erradicadas. Una es la viruela, que requirió un esfuerzo normal, pero también era una candidata mucho mejor. La otra que hemos erradicado es la peste bovina, que es una enfermedad del ganado.

Esas son las dos únicas enfermedades que se han erradicado. Llevamos mucho tiempo luchando por erradicar la polio. Creo que es posible erradicar la poliomielitis y debemos continuar con esos esfuerzos durante este tiempo.

Sr. Jekielek: ¿Qué pasa con los países o estados que se encuentran en estas fases sucesivas de bloqueo? ¿Se trata de una especie de modelo de «bloqueo para siempre»? ¿Qué pueden esperar, si como ha dicho, este virus estará en esas sociedades para siempre? Parece que hay enormes, como ha mencionado, costes colaterales al hacer eso.

Dr. Kulldorff: La pregunta que voy a tener que hacer a Canadá y Australia es: «¿Cuál es el final del juego?». Porque no se puede seguir cerrando para siempre. Australia tenía una ventaja porque es una enfermedad estacional.

Es algo inteligente que Australia se posicionara en el hemisferio sur, porque el COVID llegó cuando era el invierno en el hemisferio norte, cuando se propaga muy fácilmente. Así que en el hemisferio norte era imposible suprimirlo.

Como Australia lo recibió en verano, pudieron suprimirlo en su primer verano, que era el invierno para nosotros. Cerraron las fronteras con duras cuarentenas. Así que tuvieron la ventaja de poder hacerlo, y con bastante éxito. Por otro lado, no fueron capaces de mantenerla fuera. Vuelve y tienen que seguir haciendo los cierres.

Así que, sin una vacuna, tendrían que hacer eso para siempre, lo que no tiene ningún sentido. Hemos tenido mucha suerte, eso ha sido un gran éxito durante esta pandemia, porque ha habido muchos fiascos.

Pero la vacuna ha sido un gran éxito, para conseguir rápidamente una vacuna. Lo que Australia debe hacer ahora, es decir: «Vale, todo el mundo debería vacunarse. Toda la gente mayor debe ser vacunada». Entonces, eliminar el bloqueo y abrirse. Proteger a las personas mayores que están en alto riesgo a través de las vacunas. Si no quieren vacunarse, tienen que protegerse mediante el distanciamiento físico.

Pero deben vacunarse y luego abrirse y será endémico en Australia, como en cualquier otro país. Pero, obviamente, como lo han suprimido tanto, no tienen los mismos niveles de inmunidad que tenemos, por ejemplo, en Estados Unidos o en el Reino Unido, o en Europa.

Sr. Jekielek: Eso es bastante fascinante. Básicamente, está diciendo que, al hacer los cierres, sólo está retrasando el proceso inevitable. ¿Lo he entendido bien?

Dr. Kulldorff: Sí. Por supuesto, hay muchos daños durante este proceso. Así que se podría argumentar y decir que si se hace esta supresión seria hasta que se consigan las vacunas. Con esa lógica, ahora deberían abrirse todo. Pero entonces la pregunta es ¿cuánto tiempo vale la pena esperar por la vacuna? Y los daños colaterales de los cierres son bastante graves. Ha sido grave en Australia, y aún más en Canadá.

Tal vez merezca la pena hacer esos cierres durante dos meses hasta que se consiga la vacuna, pero para esperar un año entero, hay demasiados daños colaterales de los cierres en la salud pública, así como en la educación y otros aspectos de la sociedad. Es demasiado daño, así que no vale la pena.Hubiera sido mejor que hiciéramos una protección focalizada o que protegiéramos a los que son vulnerables y que hiciéramos un buen trabajo en eso, cosa que no hicimos.

Sr. Jekielek: Pasando a estos daños colaterales, usted mencionó los costos de la salud mental. Recuerdo haber leído la estadística, que he dicho varias veces en las entrevistas, de que en este estudio el 25% de los adolescentes tenían ideas suicidas, uno de cada cuatro. No sabía qué pensar de eso. ¿Puede ampliar los costes colaterales de la salud mental?

 

Dr. Kulldorff: Sí, es muy trágico. La cifra normal era de un 4 o 5 por ciento y ahora es del 25 por ciento. Así que es muy trágico. Y hemos tenido muchas consecuencias para la salud mental. También han aumentado las sobredosis de opioides. Por supuesto, mucho de eso no es muy medible, porque mucho de eso está oculto.

Como sociedad, tenemos que esforzarnos por reparar el daño y superarlo. No sólo los psiquiatras, psicólogos y consejeros, sino todos nosotros tenemos que asumir ese papel con nuestros vecinos, con los familiares y con la gente del trabajo. La iglesia y otras organizaciones religiosas tienen un importante papel de ayuda.

Eso es algo que tenemos que intentar reparar colectivamente como sociedad, todo ese daño a la salud mental que hemos visto durante esta pandemia. Tengo tres hijos, el mayor tiene 18 años. Nunca me preocupé por él a causa del COVID porque es joven y, en efecto, le irá bien. Pero me preocupaba mucho su salud mental. Así que le insistí durante toda la pandemia: «Sí, sal. Juega al baloncesto con tus amigos, sal con ellos y haz estas cosas. Haz estas actividades». «Porque esa era mi preocupación. Quería que tuviera una vida normal en la medida de lo posible.

Sr. Jekielek: Varias personas con las que he hablado, incluso en este programa, han mencionado que, con el CDC y la FDA, algunos de los datos que deberían ser recogidos para obtener la imagen completa de la realidad de esta enfermedad y las vacunas simplemente no se están recogiendo. ¿Qué opina de esto?

Dr. Kulldorff: Es cierto, por desgracia. Hay algunas cosas clave que deberían recogerse. El papel de los CDC es hacerlo. Una de ellas es realizar encuestas periódicas sobre la prevalencia de la inmunidad de los anticuerpos, así como de la inmunidad de las células T, para que sepamos cuál es el nivel de inmunidad en la población en diferentes estados, pero también encuestas aleatorias, en todo el país, y a lo largo del tiempo.

España lo hizo en la primavera de 2020, donde se hizo una encuesta aleatoria de 60.000 personas, de diferentes edades y diferentes lugares. Se ha hecho en algunos lugares más. Mi colega, Jay Bhattacharya, hizo una primera encuesta en el condado de Santa Clara, pero son cosas que los CDC deberían hacer. Deberían hacerlo en todo el país y a intervalos regulares. Así que eso es una cosa.

Otra cosa sobre la que no hemos recogido datos es sobre las muertes por COVID que se han reportado. Muchas de ellas se deben realmente al COVID, pero otras no. Algunos murieron con COVID. No tenemos una buena idea de cuántos pertenecen a cada grupo. Así que podría ser la causa principal, podría ser una causa contribuyente, o podría no tener ninguna relación.

Una vez más, no podemos hacer un estudio en todo el mundo, pero podríamos hacer encuestas aleatorias en diferentes lugares y grupos de edad para ver cuántos de los que se informó que habían muerto de COVID realmente murieron de COVID, y no con COVID. En el caso de los niños, hay alrededor de 350 niños que, según los informes, han muerto de COVID.

Deberíamos examinar a todos, como ha propuesto Marty Makary de la Universidad John Hopkins. Es algo que el CDC podría hacer fácilmente. Tienen los recursos. Tienen el personal para hacerlo y revisar los registros de salud y ver cuántos de ellos realmente murieron de COVID frente a otra cosa, pero con COVID. Se necesita este tipo de información básica durante una pandemia para ayudar a decidir qué estrategia utilizar. Estos datos no se han recogido como deberían.

Sr. Jekielek: ¿Qué pasa con la seguridad de las vacunas? Este es un área importante en la que usted ha estado involucrado durante mucho tiempo.

Dra. Kulldorff: El mejor sistema que tenemos para la seguridad de las vacunas es el enlace de datos de seguridad de las vacunas, que gestiona el CDC. Es un programa excelente. He participado en él durante casi dos décadas, desarrollando muchos de los métodos que se utilizan. Utilizan los registros sanitarios electrónicos para ver exactamente quién se vacunó y quién no.

Luego saben exactamente lo que les ocurrió después. ¿Tuvieron un derrame cerebral o una convulsión o un ataque al corazón tantos días después de la vacuna? Entonces se puede comparar con lo que se esperaría por casualidad, porque también se sabe cuál es la población de fondo de los que no se vacunaron.

Así que es un sistema muy bueno y se está utilizando muy bien para COVID. El único problema es que cubre a 10 millones de personas, aproximadamente el 3% de la población estadounidense. Así que ese tamaño de muestra es tal que lleva tiempo en obtener la información.

El sistema VAERS, [Vaccine Adverse Event Reporting System], que es el más conocido, es menos fiable porque se trata de informes espontáneos. Cualquiera puede informar, por lo que hay una infradeclaración.

Pero tampoco tiene buenos denominadores. Es difícil establecer las cifras esperadas. Ha habido muchos malentendidos sobre este sistema porque cada informe está disponible públicamente.

Lamentablemente hubo ataques al corazón o muertes después de la vacuna, pero obviamente ha sido sólo por casualidad. Así que los CDC informan de esas cifras brutas de cuántas hubo, y eso a veces se malinterpreta como si todas ellas fueran realmente causadas por la vacuna, lo que no es correcto.

Lo que el CDC no está haciendo, y que debería hacer, es obtener algún tipo de denominador. No es tan fácil de hacer, pero se puede hacer. ¿Es esto realmente algo inusual de lo que tenemos que preocuparnos, o si es sólo por casualidad?

Si das una vacuna a un millón de personas, algunas de ellas van a morir al mes siguiente, y no tiene nada que ver con la vacuna. Hay un cierto número de personas que mueren cada mes. Así que ha habido muchos malentendidos al respecto. Cuando el CDC da algún tipo de tasas de fondo, invita a la gente a malinterpretarlo y sacar conclusiones erróneas de los datos.

Sr. Jekielek: Parece que hay un pico de informes en el sistema VAERS. Estaba mirando un gráfico que muestra una línea de base de informes, y luego llegan las vacunas COVID y hay un gran pico de informes. ¿Qué significa eso?

Dr. Kulldorff: No me sorprende, ni que el pico sea mayor de lo que cabría esperar. No me sorprende que esté aumentando y que se reciban más informes de las vacunas COVID que de la vacuna media. Porque la mayoría de las vacunas se administran a niños y no suele pasar mucho. Suelen aparecer muy sanos. Y si tienen alguna infección o algo, normalmente no se informa de ello.

Pero cuando se administran vacunas a personas de 80 años, los eventos de salud ocurren en personas de 80 años. Así que se espera que haya muchas más muertes por casualidad. Hay muchos más eventos cuando las personas mayores reciben una vacuna que cuando las personas más jóvenes reciben una vacuna.

Así que, en ese sentido, no me sorprende que haya un pico. Obviamente, mucho de esto se debe a que es una vacuna nueva, y hay mucha atención en ella. Así que eso también puede aumentar los informes.

Con el virus, hay mucho sesgo en cuanto a quién informa, cuánto informa la gente y qué informa. Eso tiene que ver con la naturaleza de los informes del sistema. Por eso el enlace de datos de seguridad de las vacunas es mucho mejor, porque no se basa en que la gente informe de algo.

Se basa en el comportamiento normal de ir al hospital y al médico por lo que sea, así que hay menos sesgo, porque si tienes un ataque al corazón, vas al hospital, tengas o no la vacuna. Se registra si tienes o no la vacuna.

Así que hay todo este sesgo de información que hace que el VAERS sea un sistema difícil de usar. Sigue siendo muy importante para las cosas que ocurren poco después de la vacuna. Por ejemplo, sabemos que las vacunas COVID pueden causar anafilaxia, normalmente en los 30 minutos siguientes a la vacuna. Lo sabemos por el sistema VAERS.

Mientras la gente aguante, y pueda recibir el tratamiento adecuado, no es una amenaza para la vida. Así que, para esas cosas, es útil. Pero para muchas otras cosas, el sistema VAERS no es muy útil, especialmente por la forma en que se presentan los datos actualmente. Podría hacerse mucho mejor.

Sr. Jekielek: Usted es uno de los autores de la Declaración de Great Barrington. Ahí es donde proponen esta idea de protección focalizada con el Dr. Jay Bhattacharya y la Dra. Sunetra Gupta. Hubo una importante reacción de silenciamiento a la hora de divulgar esta información y hacerla pública. Hábleme de lo que ha experimentado.

Dr. Kulldorff: En primer lugar, no había nada realmente novedoso en esa Declaración de Great Barrington, porque básicamente decía lo mismo que los diversos planes de preparación para la pandemia que los diferentes países habían preparado antes del COVID. Así que no había nada nuevo ni novedoso. No había nada que no hubiéramos dicho antes, o que otras personas no hubieran dicho en trabajos similares.

Lo que resultaba muy frustrante era que en los medios de comunicación se promovía falsamente la percepción de que había un consenso científico a favor de los cierres. Sin embargo, mis colegas y yo, además de otros especialistas en enfermedades infecciosas, pensábamos mayoritariamente que los encierros no eran el enfoque adecuado, y que era más importante la protección focalizada. Pero cuando alguien hablaba, se le ignoraba o se le silenciaba, o «Oh, es sólo un loco».

Así que lo que hicimos con la Declaración de Great Barrington, fuimos tres los que permanecimos juntos, y todos hemos estado trabajando con la tecnología de las enfermedades infecciosas durante mucho tiempo. Así que no podían descartarnos por no estar en el campo científico adecuado. Viniendo de Oxford, Stanford y Harvard, todas son universidades razonablemente respetables, así que no pueden descartarnos por eso.

Así que ese era el objetivo: expresar lo que mucha gente ya pensaba y hacer que sea imposible de ignorarlo. Y creo que lo hemos conseguido. Hubo una gran reacción negativa por parte de los mainstream-media, de algunos políticos y también de algunos colegas científicos. Pero también hubo un enorme apoyo.

Rápidamente conseguimos más de 10.000 firmas de científicos, expertos de la salud pública y tecnólogos. Al mismo tiempo, hemos recibido más de 850.000 firmas del público, en total.

Así que hubo un gran apoyo de la comunidad científica y de la comunidad médica para la Declaración de Great Barrington, pero fue vilipendiada en los medios de comunicación. Y en ese momento, en octubre de 2020, nuestra filosofía era dejar claro que no había consenso científico para los cierres.  Aun así, los mainstream-media que controlan la información en el mundo, se han permitido cosas desagradables sobre nosotros y no nos importaba.

Hacer llegar ese mensaje, de que no hay consenso científico para los cierres, era el primer paso más importante en ese momento. Y creo que lo conseguimos.

Por tanto, en ese sentido, estamos muy satisfechos con el resultado. Hubo ataques personales, pero lo esperábamos. Me sorprende que se haya distorsionado erróneamente y se haya vilipendiado nuestro trabajo, en lugar de tomarlo como un debate serio sobre cómo proteger mejor a las personas mayores.

Teníamos algunas propuestas muy concretas, que obviamente debían adaptarse a los distintos países. Teníamos también algunas propuestas muy concretas para las personas en residencias de ancianos, y para las personas que viven solas en casa.

Desgraciadamente, este debate no tuvo lugar. Es trágico, porque habría salvado muchas vidas durante la segunda ola que sabíamos iba a llegar. Por eso lanzamos la declaración en octubre, porque sabíamos que íbamos a tener otra ola en el invierno en 2020 en el hemisferio norte.

Lamentablemente hubo censura por parte de Twitter, de Facebook y de YouTube, propiedad de Google. Como simple científico -difícil de creer-, fue un chocante encontrarse de repente en una situación así, hasta el punto que pensaba que sería un simple científico durante el resto de mi carrera y que luego me retiraría. Así que fue una situación muy extraña, pero eso es lo que ocurrió.

Sr. Jekielek: ¿Por qué cree que estaban tan decididos a censurarle a usted y a estos otros científicos?

Dr. Kulldorff: Porque no tienen ningún buen argumento de salud pública. No podían responder con argumentos científicos de salud pública, diciendo lo que deberíamos hacer por esto o aquello, considerando que los cierres van en contra de los principios de la salud pública, mientras que la protección enfocada que propusimos está muy de acuerdo con el pensamiento tradicional de la salud pública.

Así que no tenían ningún buen argumento científico o de salud pública. Si no se tiene eso y se quiere seguir presionando, y no se puede seguir ignorando, no se puede seguir silenciando a la gente, entonces hay que emplear o bien la calumnia, o bien la censura.

Sr. Jekielek: Pero, ¿por qué no considerar lo que usted proponía?

Dr. Kulldorff: Esa es una buena pregunta. No lo sé, porque no hay razones de salud pública para ello. Así que eso es política. Y no entiendo qué política había detrás de eso. Debe haber algo, pero como periodista, probablemente entiendes la política mejor que yo como científico.

En definitiva, no hay razones de salud pública para ello. No hay razones biológicas ni científicas para ello. Obviamente hay algunas cuestiones políticas, que realmente no entiendo. Otras personas tendrán que tratar de entenderlo y explicarlo, pero eso está fuera de mi área de experiencia.

Sr. Jekielek: ¿Pero el coste de esta injusticia es un número incontable de vidas?

Dr. Kulldorff: Sí. Los daños colaterales son enormes y a largo plazo. Desgraciadamente, nos acompañará durante mucho tiempo.

Sr. Jekielek: Hay un elemento curioso aquí. La aplicación de estas vacunas, efectivamente hace este tipo de protección focalizada, ¿no es así?

Dr. Kulldorff: Sí.

Sr. Jekielek: Es muy interesante cómo se desarrollaron las cosas.

Dr. Kulldorff: Sí. Cuando salió la vacuna, era la mejor herramienta disponible para la protección focalizada o la protección de los ancianos. Había otras cosas que podíamos hacer antes de eso. Pero, por supuesto, cuando llegó la vacuna, fue una herramienta ideal para proteger a las personas mayores de alto riesgo. Así que fue algo muy bueno, fue algo estupendo. Y creo que las vacunas han salvado muchas vidas.

Sr. Jekielek: Lo que estoy diciendo es que de alguna manera la Declaración de Great Barrington fue realmente implementada a pesar de ser tan difamada.

Dr. Kulldorff: Lo fue en muchos lugares. Se implementó en términos de las vacunas, y en términos de otras formas de proteger a los ancianos. Hubo algunos lugares que lo implementaron, por ejemplo, Florida.

Sr. Jekielek: Directamente en ese caso, ¿verdad?

Dr. Kulldorff: Sí. Con las vacunas, la mayoría de los lugares pusieron cierto énfasis en las personas mayores, pero hubo variaciones. Por ejemplo, Suecia y Florida pusieron mucho énfasis en vacunar a los más mayores. Tenían un orden muy estricto en la distribución de las vacunas. En Suecia, hubo incluso algunas personas que perdieron su trabajo porque se colaron y se encargaron de la vacuna cuando no debían hacerlo, porque aún no habían alcanzado su límite de edad.

En la India, muchos jóvenes se vacunaron antes que los mayores. Así que la situación varía según el lugar. Pero en muchos lugares, afortunadamente, se centraron los esfuerzos de vacunación en los ancianos, así como en los cuidadores de los ancianos.

Sr. Jekielek: Usted ha dicho algo antes que quiero tocar aquí. He sacado algo de uno de sus escritos. Esto es lo que usted escribió: «En última instancia, los cierres protegieron a los jóvenes profesionales de bajo riesgo que trabajaban en casa, a los periodistas, a los abogados, a los científicos y a los banqueros, a costa de los niños, de la clase trabajadora y de los pobres.

En Estados Unidos, los cierres patronales son el mayor ataque a los trabajadores desde la segregación y la guerra de Vietnam. A excepción de la guerra, hay pocas acciones gubernamentales durante mi vida que hayan impuesto más sufrimiento e injusticia a tan gran escala.»

Dr. Kulldorff: Es muy triste y trágico. Hay bastante hipocresía en todo esto. Por ejemplo, hubo un tweet de hace un año. Era de un compañero académico que decía: «Bueno, aquí hay una cosa que todo el mundo puede hacer. Cuando cojas un Uber, baja la ventanilla». Pues bien, todo el mundo no puede coger un Uber. Los taxistas están entre los más expuestos al virus, refiriéndonos aquí a diferentes trabajos.

Es decir, aquí tenemos a una persona, un científico de la salud pública muy a favor del cierre, que todavía quería tener esa comodidad de tomar un Uber y no darse cuenta de que es un privilegiado. Mientras que la persona que conduce ese Uber, no tiene elección. Tienen que alimentar a una familia. Los científicos han tenido el privilegio de tomar un Uber o un taxi, mientras que los niños no pueden ir a la escuela.

Así que es una desconexión entre aquellos, que yo diría que son una minoría de los científicos que estaban a favor o argumentando a favor de los cierres, pero hay una desconexión debido a la vida que vivieron con poder trabajar cómodamente en casa. Yo he podido trabajar muy cómodamente en casa, y la mayoría de los profesionales liberales también.

Otro ejemplo es el New York Times, que daba una idea sobre lo que puedes hacer. Deberías pedir tu comida por internet. Bueno, esa fue la recomendación a la clase de Zoom (trabajo en casa con el pc) que puede hacer pedidos de este tipo online. No era una recomendación para las personas que realmente entregan esa comida, o para las personas que estaban preparando la comida en la cocina o los restaurantes.

Así que ha habido una desconexión realmente enorme entre los científicos y los periodistas y los políticos en un extremo, y la mayoría de la población que ha vivido una vida muy diferente en la que hasta han perdido sus puestos de trabajo. Las pequeñas empresas se han hundido, mientras que las grandes empresas han florecido. Todo esto ha sido impulsado por el miedo. No sé cuál es el motivo, pero ha sido impulsado por el miedo.

Cuando tenía 20 años, trabajé para una organización de derechos humanos en Guatemala, y la forma en que la dictadura militar mantenía el control sobre la población era a través del miedo. Se aseguraban de que no sólo se golpeara a los líderes de la oposición, sino también a la gente normal. Así, el miedo se apoderaba de toda la población.

Con el COVID, también ha existido este miedo impulsor ante el riesgo del COVID. Por ejemplo, las personas mayores deben ser muy cautelosas y tomar precauciones porque son de alto riesgo. Pero muchos jóvenes han ido por ahí con bastante miedo a este virus, a pesar de que supone mucho menos riesgo para ellos que muchas otras cosas que hacen en la vida diaria, como conducir un coche etc.

Así que es un momento muy extraño en el que hemos entrado. Es extraño desde una perspectiva personal, pero también me resulta extraño como padre, y con los vecinos. También es muy extraño ser un científico con esta situación tan ilógica, en la que los principios básicos de la salud pública se tiran por la ventana, mientras que la clase trabajadora se tira debajo del autobús.

Uno de los principios que probablemente ayudaría es recordar que se trata de todos en la sociedad. La salud pública debe ocuparse de todos, no sólo de un pequeño grupo de personas.

Sr. Jekielek: Sobre este tema, otra cosa que ha dicho antes es que no es ético animar u obligar a los jóvenes a vacunarse, cuando hay personas mayores en todo el mundo que no tienen acceso a ella. Esas vacunas podrían utilizarse mejor para las personas que necesitan una protección especial. Cuénteme más sobre esto.

Dra. Kulldorff: Sí, es un problema. No es ético. Ahora estamos dando la vacuna a la gente en los EE.UU. o en Europa occidental, a las personas que ya han tenido COVID. Así que ya son inmunes. No necesitan realmente la vacuna. Se la estamos dando a estudiantes que se ven obligados a tomarla para ir a las clases de la universidad, a pesar de que su riesgo de COVID es muy, muy pequeño.

Al mismo tiempo, hay mucha gente mayor, gente pobre en la India, en África, en Brasil y en Sudamérica que no tiene acceso a la vacuna y que se están muriendo por no tenerla.

Mientras hemos tenido éxito cuando se trataba de hacer un despliegue de la vacuna para dar prioridad a las personas mayores dentro de los EE.UU., y dentro de la mayoría de los países de Europa, hemos fracasado en la protección enfocada cuando se trata de la vacuna a escala mundial.

No entiendo cómo una universidad puede exigir y requerir a un joven estudiante -que probablemente ha tenido COVID y tiene inmunidad natural- que se vacune. Incluso si no han tenido COVID, corren un riesgo muy pequeño, pero se les obliga a tomar la vacuna si quieren ir a la universidad, mientras que hay personas mayores en todo el mundo que no han tenido la oportunidad de recibir esta vacuna todavía.

Es anticientífico, porque básicamente está negando la existencia de una inmunidad natural por haber tenido la enfermedad de COVID. Y no es ético porque está provocando más muertes en otros países. Así que creo que todas las universidades deberían cambiar su política para no tener ninguno de estos mandatos de vacunas, si quieren estar a la altura de la era de la ilustración en la que realmente creemos en la ciencia, incluyendo la inmunidad natural, además de comportarse de una manera ética. Es muy sorprendente que las universidades impongan estos requisitos.

Sr. Jekielek: Es de suponer que, como estas vacunas han sido eficaces en la protección de los viejos, proporcionarían algún tipo de oportunidad para dar lugar a una diplomacia de las vacunas. Eso se suele describir en un sentido más peyorativo en términos de, por ejemplo, lo que ha estado haciendo China. Pero en este caso, imagino que sería visto muy positivamente por la gente de estos países que lo necesitan.

Dr. Kulldorff: Sí, y sería lo correcto.

Sr. Jekielek: Hemos recibido toda esta información contradictoria de las autoridades de salud pública. Y en algunos casos, la orientación no parecía tener mucho que ver con la política de salud pública. Hay una desconfianza general que he escuchado por todas partes, la sensación general de que no hay confianza en estas agencias que son responsables de estas cosas, desde la OMS, hasta el final. Usted dice que la confianza es muy importante. ¿Qué ocurre ahora?

Dra. Kulldorff: No es una sorpresa que la confianza en las agencias de salud pública y en los funcionarios de salud pública haya caído en picado debido a estos mensajes contradictorios, y también a cosas como no tener en cuenta la inmunidad natural por haber padecido la enfermedad COVID y seguir obligando a la gente a vacunarse.

Así que es muy comprensible que la confianza haya disminuido. Tanto dentro de la comunidad científica como de la comunidad de la salud pública, tenemos mucho trabajo que hacer para recuperar esa confianza. Va a llevar mucho tiempo, pero es importante hacerlo y tratar de recuperar esa confianza.

La única manera de hacerlo es, primero, ser muy honesto y directo con la gente, segundo, confiar en el público, y tercero, escuchar realmente al público y no sólo hacer una política de salud pública basada en la clase social Zoom, que son los científicos y los periodistas y sus vecinos.

Es necesario escuchar realmente a todos los miembros de la sociedad y especialmente a los trabajadores con menos recursos, y por supuesto a los niños y a los ancianos. Ese es un tercer fallo durante esta pandemia. Los funcionarios de la sanidad pública tienen tendencia a desestimar a la gente cuando tiene preocupaciones. Por ejemplo, no escucharlos cuando se trata de las vacunas. Las vacunas son uno de los mayores inventos de la humanidad, ya que han salvado innumerables vidas.

Pero cuando la gente está preocupada por la seguridad, eso es algo serio. Evidentemente, me entristece mucho porque gran parte de lo que hago en la ciencia es estudiar la seguridad de las vacunas, pero he tenido que tomarme en serio las preocupaciones de la gente, y luego ser sincero al respecto. Así que, como científicos de la salud pública, tenemos mucho trabajo que hacer durante muchos años para recuperar esa confianza, porque la pérdida de confianza es muy comprensible.

Sr. Jekielek: Dr. Martin Kulldorff, es un placer tenerlo aquí.

Dr. Kulldorff: Ha sido un placer hablar con usted. Muchas gracias.

 

 

El texto original en inglés

https://www.theepochtimes.com/harvard-epidemiologist-martin-kulldorff-on-vaccine-passports-the-delta-variant-and-the-covid-public-health-fiasco_3942556.html

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *